Valores

“El AMOR Recibido de Dios, me hace HUMILDE, para vivir en VERDAD”.

 

Fundamentos Bíblicos: Los valores son principios que no pueden cambiar según la Palabra de Dios; pues éstos principios son como la brújula para el viajante. Son fundamentos que nos ayudan a preferir, apreciar, a elegir las cosas que son correctas y buenas, no solamente a mí, sino a la Comunidad en la cual soy participe.

“Estos valores son también fuente de satisfacción y plenitud. Los valores valen por sí mismos. Son importantes por lo que son, lo que significan, y lo que representan.

Los valores se traducen en pensamientos, conceptos o ideas, pero lo que más apreciamos es el comportamiento, lo que hacen las personas. Una persona valiosa es alguien que vive de acuerdo con los valores en los que cree. Ella vale lo que valen sus valores y la manera cómo los vive.

Pero los valores también son la base para vivir en comunidad y relacionarnos con las demás personas. Permiten regular nuestra conducta para el bienestar colectivo y una convivencia armoniosa.

Al llegar a una organización con valores ya definidos, de manera implícita asumimos aceptarlos y ponerlos en práctica. Es lo que los demás miembros de la organización esperan de nosotros. Es decir, los valores organizacionales se deben reflejar especialmente en los detalles de lo que hace diariamente la mayoría de los integrantes de la organización, más que en sus enunciados generales”.

1.    Amor

  1. a.   Porque Dios es amor (1Juan 4:8)
  2. b.   Su amor fue demostrado, dado, derramado por nosotros, mismo siendo nosotros pecadores, (Romanos 5:8)
  3. c.   Amó a los suyos hasta la muerte y muerte de cruz. (Filipenses 2:8)

2.   Humildad

  1. a.   Ejemplo Él nos dio: Dejó Su Reino, Su Gloria.
  2. b.   Se humilló hasta la muerte y muerte de Cruz. Filipenses 2:8
  3. c.   Vino para servir y no ser servido; lavando los pies de sus discípulos. (Juan 13)

3.   Verdad

  1. a.   Él es el Camino, la Verdad y la Vida. (Juan 14:6)
  2. b.   Él es el Logos, la Palabra. (Juan 1:1)
  3. c.   Y conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres. (Juan 8:32)

“Necesitamos HABLAR la VERDAD: Con la persona correcta; en el lugar correcto; en el tiempo correcto; y de modo correcto”.